Ya se que es un poco tarde para hablar del final de verano, pero en cierto modo yo sigo con el chip de días largos y buen tiempo. Supongo que habrá sido por mi reciente mudanza que nos ha tenido liados todo el mes de septiembre, pero hasta hace un par de días no he podido poner los pies en la tierra (bueno, más bien en el parquet) y empezar a asentarme, que buena falta me hace.  Soy la primera que reniega de esta palabra, pero hay que reconocer que la vuelta a la normalidad (si es que eso existe) también tiene cosas buenas. Una de ellas es la sensación de novedad y de nuevos comienzos. Ya no tenemos que volver al cole, pero nos sigue emocionando estrenar pinturas nuevas. ¿O soy la única? ;)

Como ocurre en año nuevo, en esta época también hacen su aparición en escena las listas de buenos propósitos. No soy nada fan de hacerme propósitos de este tipo porque jamás los cumplo, y últimamente los veo como una forma de imponernos más presión y frustración de la que ya tenemos encima. Pero resulta que estos meses sí que han venido con una sensación de novedad real gracias a esta mudanza. Y no puedo negar que me moría de ganas de estrenar un nuevo espacio y de respirar aires frescos. Por eso, me he permitido un lapsus en mi reticencia hacia los propósitos de «nuevo curso» y me he propuesto solo uno: crear buena energía en el nuevo piso que  poquito a poco estamos convirtiendo en nuestro hogar.

 ¿Qué cómo se hace eso? Aquí tenéis unas pequeñas ideas para empezar el otoño con una dosis de energía positiva en vuestra casa. ¡No  lo son todo, pero sí son un buen sitio donde empezar!

  1. La primera y más importante es tratar tu casa con respeto. Al fin y al cabo es tu refugio, o al menos debería serlo. Piensa que es un lugar donde quieres pasar momentos reconfortantes y felices, por lo que lo ideal sería, dentro de lo posible, dejar los malos rollos fuera. La clave para conseguir esto es convertirla en un espacio que te inspire y te relaje, para que cuando abras la puerta de casa no quieras tirarte de los pelos porque lo que ves te pone de los nervios. Cada uno tiene su fórmula para conseguir este objetivo, pero yo estoy comprobando que lo que mejor me funciona es que la casa esté ordenada, limpia y sin muchos trastos. Si no sabes por dónde empezar te sugiero que te hagas con el ebook de Marie KondoLa magia del orden: Herramientas para ordenar tu casa… ¡y tu vida!. Ya lo recomendé aquí porque a pesar de ser un poco raruno tiene ideas bastante buenas y novedosas. Otra idea que me funciona es invitar a gente que adoro a casa para crear buenos momentos entre todos. Objetivo energía agradable y amorosa ON ;)
  2. Aire, aire, aire. Para que la energía fluya hay que dejar que el aire se renueve. Ahora que las temperaturas siguen siendo relativamente agradables es normal que todo esté abierto y el aire circule, pero en cuanto entre el frío de verdad seguro que se nos olvidará lo importante que es mantener el aire circulando. Aunque haga frío, abre las ventanas durante al menos cinco minutos al día para que la casa se ventile y el aire se refresque y renueve. Notarás el efecto enseguida.
  3.  Plantas. Que las plantas depuran el aire es algo sabido desde tiempos inmemoriales. Además hacen un espacio mucho más acogedor y agradable, ¿no crees?

Plantas_ABM

4. Quemar salvia, palo santo o incienso. Las hojas de salvia blanca se usaban en las culturas nativas americanas para ahuyentar la energía negativa de un espacio. Sus hojas se venden en ramilletes en algunas tiendas ecológicas, listas para quemar. Por su parte, el origen del Palo Santo es muy antiguo, pues era utilizado por los chamanes Incas en sus rituales como herramienta para atraer la buena suerte y alejar cualquier signo de negatividad. También se vende en forma de palitos, y como en el caso de la salvia, hay que prenderles fuego y agitarlas tras unos segundos para que se apague la llama y repartan su humo por el ambiente.
El incienso necesita menos presentaciones, pues se usa desde hace ya tiempo en Occidente para mejorar la concentración, purificar el ambiente, crear una sensación de intimidad…todo depende de los ingredientes con que esté fabricado. Por cierto, piensa que los componentes del incienso van a entrar en tu organismo a través de tus vías respiratorias, así que a menos que te seduzca la idea de inhalar tóxicos procura comprar incienso de calidad y hecho con ingredientes naturales.

palosanto_freepeople

5. Lámparas de sal del Himalaya. ¿Sabes que el aire que respiramos en nuestras casa está más contaminado que el aire del exterior? Esto es debido a que los aparatos eléctricos, la contaminación de las ciudades y  los productos químicos que pueblan nuestros hogares aumentan la cantidad de iones positivos del ambiente. Estos iones pueden provocar dolores de cabeza, estrés, irritabilidad, insomnio e incluso ansiedad. Las lámparas de sal del Himalaya emiten iones negativos que contrarrestan el efecto de los positivos, creando un ambiente más saludable. Por cierto, las zonas costeras tienen una concentración de iones negativos mucho más alta, de ahí la sensación de bienestar que suele invadirnos cuando estamos cerca del mar…

Himalayan-Salt-Lamp-Benefits

6. Cristales. Es siempre buena idea mantener distintos tipos de cristales y minerales en diferentes rincones del hogar. Cada uno tiene sus propiedades, pero en general protegen y mantienen la energía de una estancia limpia, y aunque esto no es comprobable…son tan bonitos que en el fondo me da igual :D Lo ideal es ubicarlos cerca de la cama, en la entrada o puertas de mayor tráfico y en los lugares donde usualmente recibes visita. Eso sí, también hay que limpiarlos y purificarlos de vez en cuando, especialmente si ha habido algún evento triste o problemático en casa. Para ello hay varios métodos (depende también del tipo de cristal), entre los que se encuentran sumergirlos en agua, en sal o dejarlos al aire libre durante las lunas llenas. Mis favoritos son los cuarzos transparentes, las amatistas, las fluoritas…¡y ya paro porque si por mi fuera tendría la casa llena!

7. Velas. No podían faltar. Recuerdo que una de las cosas que más me gustó cuando fui a Suecia es que en todas partes tienen velas encendidas, ya sea de día o de noche,  en la recepción de un hotel, en tiendas, en casas…Me parece una forma bonita de dar la bienvenida a los visitantes y de aportar una luz cálida al entorno. Eso sí, como ocurre con el incienso, hay que saber de qué están fabricadas nuestras velas: la mayoría de las velas comerciales tienen como componente principal la parafina, que al final es un derivado del petróleo que al quemarse emite sustancias bastante chungas que seguramente prefieras no inhalar. Siempre que puedas opta por las velas de cera de abeja o de soja y con aromas a base de aceites esenciales.

velas_tessabarton

 

¿Has probado alguno de estos trucos para armonizar la energía del lugar dónde vives?¿Qué haces tú normalmente para crear un ambiente chulo en casa? ¡Compártelo en los comentarios!

 Imágenes: 1, 2, 3, 4, 5, 6

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...