Todos hemos estado ahí. Tener hambre y abrir la puerta de la despensa. Coger un paquete de galletas. Quitar el plástico protector de la caja. Abrir el cartón a pesar de esos sistemas irónicamente denominados abrefácil. Sacar las galletas de su bandeja y abrir el paquetito, porque van minuciosamente empaquetadas de dos en dos. Para cuando has llegado al quid de la cuestión (es decir, la galleta), ya casi se te ha pasado el estómago.

Exageraciones aparte, pero muchas veces me planteo si es necesario tanto envase. Y por lo que veo no soy la única: es más, cada vez más personas se plantean vivir de la forma más saludable y simple posible. Y no son hippies desfasados ni ermitaños de las montañas, sino gente normal y corriente con conciencia ecológica y ganas de dejar un mundo mejor a las próximas generaciones. Para conseguir esto, uno de los requisitos es empezar a mirar las montañas de basura que generamos con ojo crítico.

Un ejemplo del que se ha hablado bastante últimamente es el de la joven Lauren Singer, que desde hace dos años vive una vida “Zero Waste”, como la define ella, en el neoyorkino barrio de Brooklyn. Sí, has leído bien: en Brooklyn, Nueva York, el epicentro del consumismo y de la cultura de usar y tirar. Para que luego digamos que todos los neoyorkinos están locos o son unos hipsters sin cerebro.

Lauren Singer en una sesión de fotos para WTF Magazine. Fuente: Instagram @trashisfortossers

Lauren Singer en una sesión de fotos para WTF Magazine. Fuente: Instagram @trashisfortossers

 

Generar basura es de loosers

 

En su blog Trash is for Tossers, cuyo nombre por cierto me chifla (significa algo así como la basura es para capullos), Lauren explica los dos pasos fundamentales para llevar una vida con menos residuos, da alternativas a productos de uso diario que generan mucha basura. También ofrece recetas para fabricar nuestros propios cosméticos naturales y productos de limpieza. Todo esto con una imagen limpia, moderna y encima en clave de humor.

Para mí, Trash is for Tossers se está convirtiendo en un blog de referencia, perfecto para coger buenas ideas, y no me extraña nada que su campaña de Kickstarter para fabricar un detergente con solo tres ingredientes a través de su empresa, The Simply Co, haya conseguido la financiación necesaria en apenas 48 horas.

Os dejo a continuación el vídeo de la campaña, que no tiene desperdicio (jo,jo,jo…¡festival del humor!)

Por cierto, investigando por aquí y por allá he descubierto con gran satisfacción que Lauren solo se maquilla con productos de RMS, una de mis marcas favoritas de maquillaje ecológico. Esto me corrobora que la chica lo que es tonta, no es.

 

Hogares zero waste

 

Lauren comenta que una de sus fuentes de inspiración fue el blog Zero Waste Home, que narra el viaje de una familia de California hacia una vida con menos residuos. Su autora, Bea Johnson, comenta que desde que implantaron en 2008 este estilo de vida basado en experiencias frente a cosas (ya os decía yo que eso mola)  han ganado en salud, dinero y tiempo.

De hecho, los residuos de su familia en 2014, como los de Lauren, caben en una ridícula jarra de cuarto de litro. Toda una proeza.

Esta es toda la basura que ha generado la familia de Bea en 2014. Da miedo compararla con la que generamos cada uno de nosotros en un solo día, ¿verdad?

Esta es toda la basura que ha generado la familia de Bea en 2014. Da miedo compararla con la que generamos cada uno de nosotros en un solo día, ¿verdad?

De Zero Waste Home me gusta especialmente su interpretación de la regla de las tres R del reciclaje (Reducir, Reutilizar, Reciclar). Bea añade dos pasos más al proceso, que queda tal que así: Refuse, reduce, reuse, recicle, rot. 

Es decir: rechaza lo que no necesites, reduce lo que necesitas, reutiliza lo que consumes, recicla lo que no puedas rechazar, reduce o recicla, y haz compost con el resto. Es decir, el primer paso antes de ponerte a pensar que hacer con tantas cosas es tener –y sobretodo necesitar- menos cosas. Simple pero efectivo. Y con rot no se refiere a dejar que esos pantalones que se te han quedado pequeños se pudran en tu armario, sino a hacer compost con los residuos inevitables. Por si quedaban dudas ;)

 

El futuro es zero waste

 

En definitiva, parece que el cuidado del medio ambiente y la vida simple son el futuro. O eso espero.

De hecho, ya están apareciendo tímidamente los primeros negocios de este estilo, como el primer supermercado con filosofía cero residuos del mundo, que tienen la suerte de disfrutar los vecinos de Berlín (Alemania). Su nombre es Original Unverpackt y es el resultado del espíritu innovador de dos emprendedoras alemanas y, una vez más, de una campaña de crowfunding que supero todas las expectativas.

En España tenemos la cadena Granel, que cuenta con once tiendas en España repartidas entre Cataluña, Baleares y Bilbao.

Original Unverpackt

Original Unverpackt

 

Ver el ejemplo de todas estas pioneras concienciadas me ha hecho ver que hay vida mas allá de distinguir entre los contenedores azul, amarillo y verde y de llevar bolsas de tela a todas partes para evitar al máximo las de plástico. Así que habrá que ponerse las pilas.

¿Te las pones conmigo, o vas a seguir siendo un tosser? ;) ¿Qué trucos tienes para adoptar una vida más zero waste? Te leo en comentarios.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...